domingo, 16 de mayo de 2010

Desahogo

Ya todo pasó. Y siempre pensé que iba a ser sencillo, pero no. La rabia del orgullo igual quema la piel desde dentro. Imaginar cómo puedo ser mejor y a la vez peor me da rabia, orgullo, pena.
Claro, ninguno de esos sentimientos es por tí o para tí…. por tí no siento nada.
La rabia, el dolor y demás son por mí… porque a pesar de que racionalmente inicié el juego e instintivamente lo jugué, en mi orgullo lo perdí.