lunes, 1 de marzo de 2010

Extrañando


Las libélulas solemos volar solas,
solemos ver desde el cielo lo hermoso de los demás y
apreciar con objetividad a cada ser que viaja sobre la tierra,
hasta que,
nos vemos envueltas en una de esas nubes que llegan a lo alto,
esa neblina que va cargada de emociones
y sin darte cuenta las respiras,
te llenan por dentro, llegan hasta el alma.

Compleja realidad sigue a continuación,
sales de la neblina,
ves de nuevo la luz del sol,
te sientes regocijada y cómoda de nuevo,
hasta que,
extrañas .....

Un nuevo sentimiento
algo no acostumbrado
sensaciones que te llenan.
Simplemente
extrañas.......