domingo, 14 de marzo de 2010

Lo que importa


En momentos de dificultad, de tristeza o de enfermedad, cada gesto recibido se siente mayor. Se aprecia a las personas como son y se agradece mucho más el afecto y la atención.
Los últimos días que he pasado han sido difíciles, diversas situaciones personales me han afectado mucho. Como suelo ser persona introspectiva e introvertida, expresarme no me es fácil y suelo terminar llenando un saco de sentimientos atascados dentro de mi ser. Sin embargo, un minúsculo gesto de aprecio, de atención o cariño, lo percibo como gigantesco, como significativo y me hace aprecir aún más a quien lo brinda.
Este espacio nada más es para dar gracias, porque sin saberlo has sido un apoyo, me diste más que una simple ayuda, un momento para reconfortar el corazón, relajarme y sentirme mejor. Gracias!